Cinco empleados, una planta de 700 metros cuadrados y casi el total de la producción concentrada en carpas para camiones. Estas eran las cifras de IKL para la década de los ochenta, pocos años después de ser fundada; comparando con los datos actuales, el crecimiento de la empresa es innegable. Lo invitamos a que nos acompañe en un breve recorrido por nuestra historia, queremos contarle los sucesos más relevantes que nos llevaron a ser lo que hoy somos: la empresa líder en la fabricación de carpas plásticas industriales en Colombia.

 

Carpas IKL nace en 1973 en la ciudad de Medellín, haciendo incursión en el mercado de las telas plásticas. En aquel entonces, estos materiales se utilizaban principalmente en la fabricación de zapatos, muebles, tapicería para carros, y similares, siempre como una alternativa sintética en reemplazo del cuero. Siguiendo las tendencias europeas, IKL comenzó a confeccionar su producto estrella para ese momento: las carpas para camiones.

 

Llegó el nuevo milenio y Carpas IKL ya era reconocido en todo el territorio nacional, principalmente porque su logo se encontraba recorriendo las carreteras del país. La planta contaba con más de 1000 metros cuadrados donde trabajaban alrededor de 60 personas y nuestros materiales, con marcas registradas, eran conocidas e imitadas por el gremio de los carperos, y los mercados adyacentes que se nutrían de este. Así, era usual encontrar que en la calle los compradores preguntaran por Plastilona, en lugar de hacerlo por el genérico ‘lona plástica’, ‘lona vinílica’ o simplemente ‘lona’. Esto era una muestra de que íbamos por el camino correcto, puesto que nuestra marca Plastilona era un referente para el comercio local. Desde ese momento supimos que somos un ejemplo a seguir.

 

Actualmente, nuestra capacidad productiva se reparte en diversos sectores: carpas para camión y para el sector transportador; carpas tipo quiosco (también conocidas como toldos) usadas principalmente en el sector publicitario; en el sector agroindustrial que comprende biodigestores, carpas para tratamiento de suelos, cubiertas para laguna de oxidación, entre otros; además del sector industrial y de hidrocarburos con productos como carpas de gran tamaño, campamentos y albergues temporales, barreras antireflectivas, etc. Así, logramos también la exportación de nuestra producción, con destinos en toda América que incluyen Estados Unidos, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Ecuador y Perú. Todo esto gracias a una planta de 9000 metros cuadrados que emplea a más de 200 personas, lo que nos permite la mayor eficacia en temas de producción y distribución.

 

Esta breve reseña que nos permite explicar por qué hoy somos lo que somos y por qué nos preocupamos como lo hacemos. Después de 45 años en el mercado colombiano, hemos aprendido que la mejor forma de construir país y de aportar a nuestra nación es siendo una empresa responsable en todos los ámbitos. Así, nos esforzamos por generar la menor cantidad posible de desperdicios, aprovechando al máximo los residuos de cada proceso; ofrecemos trabajos formales asegurando la estabilidad y el bienestar de nuestros colaboradores; manufacturamos bajo los más altos estándares de calidad para cumplir las expectativas de nuestros clientes. Por último, estamos comprometidos con la innovación, sabiendo que una idea no es buena solo por ser nueva, sino que debe aportar al entorno y ser sostenible en el tiempo. En conclusión, conocemos nuestra historia, estamos orgullosos de ella, y miramos hacia el futuro para hacerle honor.

 

IKL lo cubre todo.